Nuestros Gran Ríos

Este mes empecé una pasantía con Metropolitan Planning Council (MPC). Tuve el placer detrabajar con la organización durante un curso en Harris School of Public Policy mientras estudié en la Universidad de Chicago, el invierno pasado. Mi equipo y yo tuvimos que proponer tres modelos de gobernación y financia que pudiera implementar la visión de Nuestros Gran Ríos (NGR) con éxito. NGR busca unificarlos ríos Calumet, Chicago, y Des Plaines que pasan por la cuidad de Chicago y los suburbios cercanos, hacer estos ríos: atractivo, productivo, y viviendo. Otras ciudades que han querido revitalizar sus ríos sirven como ejemplos de los éxitos y dificultades que vienen con un proyecto así, pero Chicago tiene una visión única por su tamaño y alcance. Chicago tiene más que 150 miles de tierra frente al río que incluye tres ríos y jurisdicciones múltiples. Solo Los Ángeles, de mi California nativo, vino cercano a este y todavía solo tiene 32 miles de tierra frente al río.

Me disfruté muchísimo trabajando en este proyecto, por eso estoy contento de que puedo servir como un asistente de investigación para MPC mientras continuo mi búsqueda de carrera. Estoy investigando opciones para nuevas rentas para apoyar planeando, inversión, y programación por los ríos y desarrollando conceptos para gobernación de estas opciones de ingresas.

Cuando supe de NGR para la primera vez, me sorprendió que los Chicagoans no tuvieron unas asociaciones tan positivas con sus ríos. Me encanté pasar los veranos nadando en y rafting a lo largo del Río Americano en Sacramento, California; nunca pensaría dos sobre entrando en esas aguas. Pero el Midwest parece tener problemas con sus ríos y lagos. En Death and Life of the Great Lakes leí sobre la proliferación de algas tóxicas en Lago Erie, por eso hay razones para no entra en el agua aquí.

Históricamente, el Río Chicago sirvió para mover aguas residuales de la ciudad y hasta hoy día aguas residuales todavía pasan por los ríos después de tormentas grandes. Fui testigo esta realidad repulsiva de primera mano cuando regresé a Ping Tom Park, en Chinatown, para hacer de voluntario por los Great Lakes Action Days. Este parque tiene una colina que termina en una orilla rocosa del río. Cuando pregunté por qué el lugar exacto donde habíamos limpiado el mes anterior por qué fue tan sucio como antes, el empleado de Shedd me dijo que este lugar es la primera área abierta al río después del pared asfalto del centro, por eso se convierte en un colector para basura y desbordamiento de aguas residuales.

Además, hay partes de los ríos con unos apodos como “Bubbly Creek,” nombrado por las burbujas creados por partes animales descomponiéndose, tirado en el arroyo por la industria de envasado de carne, y “Ass Creek,” nombrado por el olor terrible que resultado desde residuos industriales abandonados y contaminación. Por eso, parece obvio que estos ríos pudieran usar alguna revitalización. ¡Espero poder contribuir de alguna manera a las personas que están trabajando para que eso suceda!